miércoles, 4 de julio de 2007

EL OURENSE PROFUNDO


Oseira. Ante algo así uno solo se puede quedar callado. Merece la pena la visita, tanto por el monasterio como por los alrededores. Y eso que las visitas guiadas por el interior pueden o no celebrarse, dependiendo de no sé qué designios misteriosos..., por si acaso hay que llegar con tiempo (teóricamente la última visita es a las 18:30). Para comer, lo mejor es una hogaza de pan de Cea con chorizo, jamón y queso en cualquier tiendecita de la zona (aunque nos timen en el precio) en el área recreativa que hay allí cerca al lado del río, donde además se puede dormir la siesta...Cuando uno piensa en el poder que representaba este monasterio (muchos Km2 pertenecieron a sus dominios) uno entiende el por qué de su construcción tan intimidante.


Y si a eso le añadimos un balneario ya es el fin de semana redondo para cualquier "parejita". Balnearios en Galicia, y más concretamente en Ourense, los hay desde públicos, bastante dignos y muy divertidos y bulliciosos, hasta los hoteles con nosecuantos programas de masajes, lodos, paralodos, hiperlodos y mil caralladitas más, reino de la tercera edad, y muy recomendables para pensar en el futuro y meditar (aunque para comer, mejor en las tabernas, mesones o restaurantes, a cada cosa lo suyo...).

1 comentario:

Patricia dijo...

desde luego viendo las dimensiones deste monasterio uno puede hasta intuir cual fue el poder de la iglesia.. por lo menos nos dejaron unas bellas obras de arte y no menos desprecibles parajes ;-)