sábado, 30 de agosto de 2008

TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP 3. POLE POLE

Pole, pole: así es como dicen "tranqui tronco" por Tanzania. Y realmente hay que decirlo de vez en cuando. Siempre me llama la atención cuando viajo como en realidad no hay sitios donde el ritmo sea mucho más tranquilo (me estais estresando...!!!), sino que en cada lugar se estresan por cosas distintas. Y aquí el estrés llega en cualquier lugar, turístico o no, donde haya que coger un medio de transporte. Hay un montón, pero aun así es estresante ("bele, bele!!!" que significa "adelante!!!" es lo más repetido por los busitos, camioncitos o "Dalla Dalla" como el de la izquierda, igual que en Nicaragua decían dele, dele!!!, hasta pensé que decían lo mismo...). Esto nos ocurrió tanto al marcharnos de Same en el "Dar Express" buscando Dar es Salaam y los ferrys hacia Zanzíbar, como en la llegada a Dar donde los taxistas se pelean por los viajeros (y si son mzungus tanto mejor, que se les cobra tarifa de mzungu, y si sin mzungus que no conocen Dar y van a coger el último ferry hacia Zanzíbar con el tiempo superjusto, aun mejor, ya que aun pueden sacar más tajada por "agilizar los trámites" del ferry, mucho ojo, que esta tajada puede estar en el límite de la estafa...).

Pero bueno, el viaje en el bus por el norte de Tanzania fue tranquilo (casi 7 horas), viendo el cambio de clima y paisaje, desde las llanuras secas donde los masais tienen sus dominios, dejando los montes Pare a nuestra izquierda, pasando por valles fluviales con palmeras, campos de maíz hasta donde alcanza la vista (aquí el año que viene seco la cosecha se arruina y vienen las hambrunas, fenómeno aun más acusado según avanzamos hacia el norte, Kenia y sobre todo Etiopía y Somalia), y muchísimas plantaciones de sisal (a la derecha). Mereció la pena el tiempo empleado.

Luego fue coger el ferry en el puerto de Dar es Salaam (lo poco que ví de ella me dio impresión de "caos ordenado") para , tras ver los botes de velas triangulares símbolo de la cultura swahili, llegar sin novedades en 2 horas y ya anocheciendo, a Stone Town, capital de Zanzíbar (en este caso "caos caótico" como se ve en la foto a la derecha). Ahí también hubo estrés, por el primer encuentro con los famosos papasi (o garrapatas) zanzibarianos, que no son más que presuntos guías que acosan a los visitantes en todos los idiomas (incluso imitando a Chiquito y amenazando con llorar lágrimas de sangre por no aceptar sus servicios) para conseguir clientes, y en cuyo vocabulario no existe la palabra NO. Al final, tras rechazar a varios, y ante la dificultad a esas horas de moverse por la zona (y sobre todo de buscar hotel), nos fuimos con uno hasta que tras tres intentos encontramos un hotel que por 45 dólares nos daba una habitación decente y desayuno (otros eran más caros y mucho peores). Es el problema de ir en temporada alta y sin hotel reservado... Estos guías normalmente cobran comisión de los hoteles, y siempre se ofrecen a esperarte al día siguiente para hacer de guía turístico (ahí, claro está, pagando uno mismo). El último día de estancia en la ciudad nos daríamos cuenta de que en las tiendas y mercadillos el acoso es igual o peor (excepto en las tiendas regentadas por hindúes, que suelen tener más pasta, y no tratan de atraer tanto a los clientes, será otro tipo de estrategia...).

Al día siguiente tomamos una Dalla Dalla, la 324 si no recuerdo mal, hacia la playa de Bwejuu (en la estación de Dalla Dallas te pueden informar, y si no, en la guía Lonely Planet viene bien). Esta playa está en la parte este de la isla, con lo que para llegar había que atravesarla de Oeste a Este. En la zona norte hay zonas mucho más turísticas, pero esta playa era "donde el concepto de playa con palmeras adquiere un nuevo significado", según la guía... La verdad es que la descripción nos atrajo, y no quedamos defraudados (y eso que el pabellón estaba alto con el Caribe en Little Corn Island, en Nicaragua). Un lugar donde había masais jugando al futbol en la playa (a veces sin soltar sus palos). No es que los masais sean originarios de esta zona..., sólo que se pueden encontrar a menudo en todo el país trabajando como vigilantes. Además había niños por todos los lados, partidos de futbol multitudinario también en la playa, al lado de un basurero donde las vacas reciclan todo lo reciclable, amaneceres rojos de sol inolvidables, y arena blanca y mar azul hasta donde alcanza la vista. Y la comida...

Decidimos estar dos días en este pequeño paraíso, y volver el último día a "enfrentarnos" de nuevo a Stone Town, ya con otra mentalidad. Y he de confesar que es una ciudad muy atrayente, con muchísima vida (demasiada a veces), con callejuelas laberínticas donde no sabes que te encontrarás a la vuelta de la próxima esquina, si una mezquita, un templo hindú o protestante, o la catedral católica, pasando por una plazuela con niños en bicicleta persiguiéndose, o directamente con una bicicleta a gran velocidad que en el último momento inexplicablemente consigue esquivarte. Y tiendas grandes y pequeñas (con miles de objeto de ébano, marfil, plástico, pulseritas, yo siempre me pregunto si serán capaces de vender todo eso en una vida...), incluso alguna con mujeres que allí mismo están charlando y creando hermosos cojines o tejidos, y gente que te ofrece de todo, y niños que cantan en una escuela musulmana y que podeis oir en el vídeo (en Zanzíbar el 90 % de la población son musulmanes), y escuelas de ki-swahili (aquí están las mejores), y puestos de comida (cuidado con lo que tenga pilli-pilli...), y niños aprendices de empresarios, y puertas de madera decoradas (las puertas zanzibarianas son famosas en todo el mundo, en el vídeo se vislumbra una) y casas de la época de opulencia de la isla con un aspecto de entrañable decadencia, (había ricos mercaderes de esclavos, diamantes y especias, y llegaban aquí las más ricas telas y alfombras de Asia, y comodidades de Europa).

En Zanzíbar realmente se ve la unión de varias culturas, dejándote a veces agradablemente aturdido, y sobre todo con esperanza al ver como realmente sí pueden convivir distintas civilizaciones.


video



Otros enlaces de relacionados
TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP 1. JAMBO!!
TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP 2. MAMBO!!
TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP. 4. KWA HERINI

domingo, 24 de agosto de 2008

TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP 2. MAMBO!!

Mambo! Es la manera de saludar más coloquial en Tanzania, y a lo que se contesta Poa!! A veces te saludan de esta manera a modo de prueba, y si contestas bien la gente se ríe satisfecha.

Tras la llegada, ya el segundo día, viajamos a Same, una pequeña ciudad-pueblo yendo desde Moshi hacia Dar Es Salaam por la "highway". En comunidades rurales de esa zona, Ingeniería Sin Fronteras tiene proyectos de abastecimiento de agua, y varios antiguos compañeros de fatigas están allí trabajando, ocasión inmejorable para conocer de primera mano la situación en la zona. Same es un lugar agradable, atravesado por la carretera principal (la que llaman "autopista" en la zona), con un ajetreado mercado y una estación de buses, rodeado de montañas (en la foto, "el termitero puñetero" con Same al fondo).

En esta zona norte hay dos tribus mayoritarias, los masai y los chagas. Tras visitar el pueblo de Same y ver a los compañeros de Galicia dar el curso, así como y encargar unas camisas a una costurera del lugar (hay que ver lo chulas que son las telas, mirad la foto a la derecha), fuimos una tarde a ver un par de proyectos (en lo que ya se conoce por aquí como "Ruta de La Ministra", a causa de cierta visita que hubo hace muy poco tiempo, en fin..., políticos...).

Uno de ellos está funcionando bien, con el comité de aguas en funcionamiento, y responsables en cada fuente comunitaria de recaudar la tasa para mantenimiento (es importante destacar que lo que se paga no es por el agua, sino por el mantenimiento de las infraestructuras necesarias para hacerla accesible, bombas, tuberías, depósitos, etc.). En la foto a la izquierde se ve a la muchacha encargada de abrir el grifo (ella va a una hora determinada cada día, y se encuentra ya a gente esperando, como la señora del pañuelo en la cabeza). También veis a unos chavales de la zona (que tratan de arrastrar a uno más pequeño para que se fotografíe, en esta zona suelen ser bastante tímidos ante las fotos, tanto niños como mujeres).

Lo mismo que en el segundo proyecto que fuimos a visitar, en territorio masai (son masais que fueron expulsados de lo que hoy es la reserva Masai Mara y los asentaron en esta zona), donde las mujeres se hacían bromas pidiendo fotos...para las otras. Aquí vimos tanto el bebedero para los animales (donde charlamos con los pastores masai como el que veis en la foto, y a los más interesados les contaron detalles de como organizaban los rebaños, separados por edades y sexos). Además visitamos el depósito de agua y un par de cantareras comunitarias (una de ellas en bastante mal estado, ya que había entrado ganado y ensuciado el entorno a pesar de las barreras de espinos acumuladas alrededor). En la foto a la derecha se ve a las mujeres masai que van a por agua (en la foto no se ve, pero muchas de ellas, jovencísimas, iban con su bebé a cuestas), con los burros que usaban para llevarla al poblado. Abajo el enorme baobab (hay una persona al pie, ¿a que casi ni la veis?), lugar de reunión de los lugareños, y auténtico símbolo vegetal de Africa.

Y por supuesto, como olvidar las cenas en Same (una especie de tortilla de patata riquísima en un tendejón, y otro día en un bar que algunos podrían llamarle su segunda casa...), y la mama, y en general la hospitalidad de toda la gente en Same.

ASANTE SANA!!!



Otros enlaces de relacionados
TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP 1. JAMBO!!
TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP 3. POLE POLE
TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP. 4. KWA HERINI

viernes, 22 de agosto de 2008

EL LIBRO DE LOS ABRAZOS

Simplemente esa primera reflexión sobre los fueguitos ha marcado mi manera de ver a las personas. Y simplemente por esa página ya merece la pena todo el libro. Pero bueno, tengo debilidad por Galeano, lo reconozco, tan poético y a la vez tan incisivo... Además nunca trata de esconder lo que es, sus dudas y sus "odios", sus vicios y sus debilidades... Al acabar de leer este libro dan ganas de abrazar algo, a alguien, o más bien al mundo.

domingo, 10 de agosto de 2008

MENU DESAPARECIDO DEL ESCRITORIO UBUNTU 8.04

Pues sí, cuando quise desinstalar el gestor de correo evolution (y creo que puede pasar lo mismo si se quiere desinstalar el firefox o similares), al emplear un programita que hay llamado Gestor de Paquetes Synaptic desinstala, si no tienes cuidado, unas cuantas cosas más. Así que cuando reinicias el ordenador te encuentras con sólo el escritorio con los accesos directos (aquí se llaman lanzadores, creo) que tuvieras, pero sin poder entrar a los menus ni superior ni inferior. Un consejo, tened un lanzador de la consola en el escritorio (un acceso directo)...
Así lo arreglé, gracias a los foreros.

jueves, 7 de agosto de 2008

TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP 1. JAMBO!!

Este año no podía dejarlo pasar. Tanzania es un país de contrastes, posiblemente de los que puede dar una mejor visión de lo que es el Africa oriental, amalgama de culturas que ni nos podemos imaginar con nuestra visión eurocentrista, mezcla de pueblos nilóticos, bantúes, musulmanes, hindúes y occidentales (y seguro que me dejo alguno). Para empezar en ciertas gargantas del valle del Rift fue donde, para bien o para mal (si le preguntamos a Gaia seguro que dice que para mal) comenzó a caminar sobre dos patas un primate al que se le iba haciendo el cerebro cada vez más grande (y se le iba llenando de ideas, o de serrín según el caso).

Una auténtica paliza para llegar desde la recóndita Galicia (periferia de la periferia de Europa). Primero vuelo a Madrid con susto de pasaporte incluido que no fue a mayores (¿sabíais que la comisaría del aeropuerto de Barajas es la que más pasaportes expide?, y con muy pocos funcionarios, por cierto), luego a Londres, más tarde a Nairobi (Kenia) y tras casi 30 horas acabamos en el aeropuerto internacional de Kilimanjaro, al norte del país, (pues sí, hecho a medida para guiris, con todo cerquita, los masais, el Ngorongoro, el Serengeti, etc.). Desde el avión fue la única oportunidad que tuvimos de ver la montaña más alta de África (aunque Kilima es "colina" en swahili, vaya sobraos, me gusta más lo de Casa de Dios, que es como le llaman los masai), ya que hubo nubes que nos impidieron verlo desde el suelo. Como se ve en la foto, el espectáculo no estuvo mal, yo me lo tomé como una bienvenida...

El aeropuerto está en tierra de nadie, en medio de dos ciudades importantes del norte de Tanzania, Moshi y Arusha, a una hora en taxi de ambas y con difícil comunicación alternativa (50 dólares es la tarifa del taxi, una clavadilla..., pero bueno, se supone que aquí llegan los mzungu, que es lo mismo que "cheles" en centroamérica, a hacer safaris y que tienen pasta...). Unos amigos en el país (así da gusto viajar) nos habían reservado habitación (y además dos veces, para que no hubiera dudas) para la primera noche en un hotelillo de Moshi, el Kindoroko (nombre de otro de los picos del norte del país, y desde el cual había unas vistas bonitas de la ciudad desde una terracita), del cual me había olvidado del nombre, aunque el taxista me dijo un par de nombres y lo reconocí. También me olvidé en él de un famoso pantalón que luego nunca recuperé... (nunca lleveis 100 dólares en un cinturón si luego os vais a olvidar el pantalón con cinto y todo en una habitación cualquiera de un hotel).

No es que hubiera muchos españoles en la zona, pero nos los encontramos a todos en el hotel, incluido a uno de mis colegas que acababa de bajar del Kilimanjaro (seis días se tarda, y hay superhombres italianos que lo suben en chanclas!!!).

Lo primero que me llamó la atención de la gente...tienen el "modo sonrisa on" por defecto, sonrisa que además es muy expresiva y destaca mucho en su piel negra. Y el saludo... (jambo es para los extranjeros, y si les contestas jambo significa que buen rollito, pero que no tienes ni idea de swahili y mejor te hablen en inglés, si dices sijambo es que vas a tratar de entenderte con ellos en swahili, o kiswahili, que es como llaman al idioma, swahili es la gente). Y como no..., el fútbol, tema de conversación universal, y previo a que te intentaran vender cosas en las calles céntricas de Moshi (además estaba jugando el Simba, equipo puntero de Tanzania, un partido perteneciente a una especie de liga conjunta que hay en Africa oriental entre dos o tres equipos importantes de cada país, con lo que en cualquier rincón se podía oir de vez en cuando el rumor de los aficionados, igualito que en España...).


Otros enlaces de relacionados

TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP 2. MAMBO!!
TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP 3. POLE POLE
TANZANIA, EN LA CUNA DE LA HUMANIDAD, CAP. 4. KWA HERINI

martes, 5 de agosto de 2008

A MAN DOS PAÍÑOS

Manuel Rivas fala en A Man dos Paíños de cousas que en Galicia coñécense ben, como son a emigración e os sentimentos que produce o mar. A min deixoume algo melancólico, pero gustoume a relación especial que o protagonista tiña coa súa man "prestada" (que leva tatuados dous paíños, uns paxariños que viven na costa), e cómo o impulsaba a facer cousas case "en homenaxe" ó seu antigo dono, un solitario e silencioso amigo del. E un libriño moi breve, que ademais inclúe un relato fotográfico.